Y cien años después se detectaron

 

 

Para demostrar la existencia del éter Albert Michelson y Edward Morley diseñaron en 1887 un experimento muy ingenioso:

martinez-89-604x270

 

mediante una lente semiplatejada dividían un rayo de luz monocromático en dos haces que viajaban en direcciones perpendiculares, recorriendo dos caminos ópticos de la misma longitud. Con un sistema de espejos los hacían converger en un único punto, en el que se deberían observar patrones de interferencia si la velocidad de la luz en cada una de las direcciones se veía alterada de manera diferente por el viento del éter que produciría el movimiento de la Tierra alrededor del Sol.

 

Pero no se observaron las interferencias. No está claro hasta qué punto el resultado negativo del experimento de Michelson y Morley influyó en el desarrollo de la teoría especial de la relatividad de Albert Einstein en 1905, pero desde luego contribuyó de manera decisiva a que la noción de la constancia de la velocidad de la luz ganara una amplia y rápida aceptación. Años más tarde, en el marco de la teoría general de la relatividad, Einstein postuló la existencia de las ondas gravitacionales, aunque pensaba que nunca se podrían detectar. En efecto, los objetos muy masivos y que se mueven muy rápidamente producen oscilaciones del tejido del espacio-tiempo que pueden llegar a detectarse, pero que han resultado muy elusivas: han pasado más de cien años desde que se postular las ondas gravitacionales hasta que por fin se han detectado directamente y para ello se ha utilizado precisamente un interferómetro de Michelson. Los dos brazos del LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory) hacen 4 kilómetros -los originales de Michelson y Morley sólo 11 metros- y por su interior viajan láseres a la velocidad de la luz. Si en un momento dado las ondas gravitacionales producen una deformación tal que uno de los brazos se estira y el otro s’encull se producirá una interferencia y se habrán detectado las ondas gravitacionales. La dificultad técnica es enorme, ya que es como medir que un palo de 10 21 metros s’enculla unos milímetros.

 

El 15 de septiembre de 2015 LIGO dio un resultado positivo y reveló que el que había postulado Einstein existía, abriendo una nueva ventana para observar el universo: al parecer estas interferencias las habría producido la colisión de dos enormes agujeros negros a más de mil millones de años luz de distancia. Nadie en la Tierra lo notó. Bueno, nadie: LIGO estaba atento, lo detectó y se lo contó a los científicos que desde hacía décadas esperaban ansiosos escuchar aquel murmullo.

Leave a Reply

*